Drácula, una humilde opinión.



(Walter Perez Blanco) Gracias a interné me entero de que hoy se cumplen 120 años de la 1ra edición de Drácula.

Por eso mismo, hoy quiero decir algunas cosas.

Drácula no tiene la culpa de que se haya generado una movida cultural insólita.
No tiene la culpa de crepúsculo ni de las gordas que se disfrazan de vampiresas. No tiene la culpa de la cultura de andar disfrazado como te parecen que son los no-muertos. 


No tiene la culpa de los gordos que se compran en la bond street el pulgar con aplique simil garra, ni de las prótesis de colmillos.
No tiene la culpa de la gomina de bela lugosi ni de carlín calvo.
No tiene la culpa de que por alguna razón, la lencería erótica tenga tanto murciélago y telarañas. 
Drácula no tiene la culpa de que haya tanta gente fea que se pinta la boca de violeta.

Drácula es un libro hermoso. Lo empezás a leer y te cautiva, te hipnotiza, te embriaga. 
Es un libro con una capacidad de generar adicción sorprendente. Así como le crece "la fiebre" a Mina Harker, a vos también te va creciendo. Tiene algo que sale de las páginas y se mezcla con vos. Yo no sé bien qué, pero lo tiene.

En resumen, es un libro de la reconcha de la lora. 
No lo juzguen por las interpretaciones boludas que han hecho y hacen de él los medios de comunicación, las movidas de marketing, los que no se pueden armar una identidad propia y los creadores de memes. 
Léanlo. 
En la vida real, así como en el libro, Drácula no tiene la culpa.

Comentario

Copyright 2017 - Dominó Cultural - Todos los derechos reservados